Cuando se tiene una niña, una de las mayores ilusiones que tienen los padres es el elegir los primeros pendientes de bebé. A pesar de que pueda parecer algo trivial, se trata de una decisión bastante importante, ya que a la hora de elegir los mismos, no tendríamos que guiarnos únicamente por aquellos que nos parecen más bonitos. En este artículo te vamos a ayudar a elegir los mejores pendientes para bebés, para que cuando vayas a comprarlos a Joyería Pamplona, tengas mucho más clara tu elección de compra.

El material del pendiente

Un recién nacido es delicado y más aun lo es su piel. Siempre que vayas a comprar algo para el bebé, te van a recomendar que tengas especial cuidado en la elección de los materiales, por ejemplo, a la hora de comprar ropa o al comprar una cuna. La elección del material del pendiente es sin duda algo más importante que los ejemplos anteriores, ya que como puedes imaginar, vamos a perforar la piel del pequeño con esto. En este caso, tenemos que tener cuidado y elegir un material que no pueda provocar una alergia al bebé. En este sentido, los pendientes más recomendados son los pendientes de oro de 18 kilates, ya que, debido a la pureza del oro, el riesgo de alergia es mínimo.

La forma

Te vas a encontrar con muchos pendientes de bebé diferentes, cada uno de una forma. Desde aquí te recomendamos que elijas aquellos pendientes que puedan ser lo más cómodos para el bebé. Debes de tener en cuenta que tu bebé se pasará la mayor parte del tiempo durmiendo, por lo que un pendiente no tiene que ser molesto para el pequeño y para ello, deberás de evitar que tenga forma puntiaguda que se pueda clavar o alguna clase de accesorio que cuelgue del mismo. En este caso, la mejor elección que puedes llevar a cabo es la de optar por un pendiente que tenga un diseño plano. No tengas prisa por elegir un modelo más sofisticado, piensa que, con el paso de los años, podrás cambiar sin ningún tipo de problema.

El tamaño

Además de la forma, el tamaño también es importante cuando buscamos pendientes para bebés. De la misma manera que con la forma, cuando nuestra hija vaya creciendo podremos optar por comprar algún pendiente más grande. De momento y para los recién nacidos, los más recomendados son aquellos que tienen una medida entre 3 y 4 milímetros. Conforme vayan creciendo, las medidas también irán aumentando y la oferta que exista en torno a estos será mayor, ya no solo en tamaño si no también en forma.

El cierre

Otro aspecto a tener en cuenta a la hora de comprar pendientes de bebé, es el cierre del pendiente. En este caso, desde aquí te recomendamos el cierre de rosca. Las razones por las que recomendamos este cierre es que, se trata de un cierre más seguro para el bebé, ya que además de ser más cómodo, resultará más complicado que se pierda. Así mismo, al tratarse de un cierre de rosca, evitaremos que este tenga la clásica punta que sale al final del pendiente con otros cierres y que, en el caso de nuestro bebé, podría llegar a molestarle bastante.

Existen más cierres, como por ejemplo el cierre de presión. Sin embargo, este tipo de cierre está recomendado para cuando la niña tenga una mayor edad ya que es más probable que se de una pérdida del mismo.

Consideraciones finales

A pesar de que parezca que hayamos sido algo estrictos con todos estos aspectos a la hora de tener en cuenta que pendiente es más recomendado para un bebé, dentro de todos estos criterios tienes una gran cantidad de opciones. De esta forma, no te va a faltar variedad donde elegir, por lo que podrás acabar comprando un pendiente que te guste y que además, sea de lo más seguro para tu niña, que en esencia, es lo más importante de todo.